Los coches inteligentes ¿fantasía o realidad?

Parece un invento propio de una película de ciencia ficción pero quizás no lo sea a largo plazo. El sueño de un coche que no necesite ser conducido puede convertirse algún día en una realidad. La cuestión es ¿tardará mucho en salir al mercado? ¿Cómo influirá en nuestras vidas?


Cuando a veces nos ponemos a pensar en cómo será el futuro, a casi todos se nos ocurren las mismas cosas. Algunos piensan en cómo funcionará el mundo de la salud, otros se plantean cómo serán los ordenadores del futuro o cómo se verán las pantallas de televisión dentro de doscientos años. Seguro que muchos nos planteábamos hace años si existiría un invento que nos permitiría poder hablar por teléfono mientras nos veíamos por una pequeña pantalla. Apuesto a que también pensaste en si existiría un invento que te permitiese navegar por una pantalla con la mano. Ya lo tenemos y va todo incluido en una tablet o un smartphone.

Seguramente alguna vez has pensado en cómo serían los coches del futuro. A la mente se nos viene la película Regreso al Futuro, cuando en el año 2015 los coches eran voladores. Y otros pensamos en un vehículo que no tiene que ser conducido, que es seguro porque el ser humano no intercede en su funcionamiento y por qué no te cansas cuando tienes que coger el volante. Se trata del coche inteligente. Ahora, varias empresas del mundo de la automoción y la tecnología están trabajando para que este sueño propio de la ciencia ficción se convierta pronto en una realidad.

Por lo pronto, Google ya ha presentado uno. Aunque no está a la venta, hemos podido ver algunas imágenes. Tiene muy buena pinta e imaginamos que todavía queda mucho trabajo por hacer. Entendemos que se trata de un vehículo que controlará la auto conducción mediante sensores (actualmente ya hay coches que aparcan por sí solos) y que se moverá basándose en la navegación GPS. La cuestión que a nuestro juicio conlleva más complicaciones es la de las normas de seguridad vial. Con eso hablamos de semáforos, pasos de peatones, señales…. Esa es la pregunta que planteamos. ¿Será posible crear un sistema que sea capaz de reconocer las señales de tráfico y actuar de modo autónomo?

 

Más seguridad y ahorro energético

 

En el caso de que este invento salga algún día al mercado, estamos convencidos de que será un éxito. Algunos estudios indican que estos coches podrían evitar el 81% de los accidentes menores. Aparte de reducir el consumo de gasolina. Seguramente estos coches contarán con un sistema inteligente para el ahorro de energía y combustible. Si es un coche autónomo para ser conducido, también será para el consumo.

No queda muy lejos el momento en que un coche actuará como un teléfono móvil. Intercambiará datos con otros vehículos, interactuará y recibirá información del exterior y de otros agentes. Entonces llegará el momento en que conducir sea una tarea que no tendremos que realizar en nuestra vida cotidiana.

Apple, Google, por citar algunas de las empresas tecnológicas más importantes del planeta, tendrán mucho que decir al respecto. Seguramente la mecánica e Internet irán unidas de la mano. No descartemos un mundo en el que GM, Ford y Google o Apple trabajen de forma conjunta.

Seguridad, comodidad, bienestar y ahorro energético. Bajo nuestro punto de vista son una serie de ventajas por las que, a nuestro juicio, merece la pena luchar.

Escribe una respuesta

Tu email no será publicado.